Semillas de Chía Descubre sus Beneficios

Los beneficios de las semillas de chia
Semillas de chia

¿Qué es la Semilla de Chía?

Las Semillas de Chía o Salvia hispánica es una planta de la familia de las labiatae, el consumo de sus semillas se ha popularizado en nuestros días, aunque ya era cultivada para la alimentación por los antiguos Mayas y Aztecas que se sentían superiores física y mentalmente a sus enemigos tras su consumo.

 

Las semillas de Chía tienen altos valores nutricionales y propiedades medicinales, Chía confiere alta resistencia y energía, si en la antigüedad se utilizaba para prevalecer durante las batallas, en la actualidad se recomienda para la práctica del deporte, lograr resistencia para un duro y largo día de trabajo, largas caminatas, etc.

 

Se cuenta que los indígenas del suroeste ingerían muy poca Chía, una cucharada llena cuando salían de marchas forzadas durante 24 horas, los que caminaban desde el Río Colorado hasta las costas de Californa para intercambiar sus turquesas por conchas marinas sólo cargaban con Chía como abastecimiento alimenticio.

 

Ácidos Grasos en la Chía

 

Chía es un alimento rico en Ácidos Grasos Omega 3 que estimulan la comunicación química de las células cerebrales y desempeñan un papel positivo en la fluidez celular entre las neuronas.

 

Es por eso que la ingesta de Chía aumenta la capacidad de concentración y proporciona un equilibrio emocional especialmente en niños y adolescentes.

 

Además los ácidos grasos esenciales equilibran la presión arterial y protegen contra las enfermedades coronarias y vasculares.

 

Las semillas de Chía están consideradas como un excelente refuerzo de la dieta, dada su riqueza en componentes nutricionales, son una fuente vegetal de Omega 3, de los lípidos que contienen el 82% son ácidos grasos esenciales, ácido alfanilolénico o omega 3 y ácido linoleico o omega 6.

 

Su alto porcentaje natural de omega 3 ácido alfa-linolénico, alrededor del 63% ayuda a mantener la flexibilidad de las membranas celulares, facilitando a los receptores de membrana el acceso de los compuestos esenciales que regulan la vida de la célula, la entrada de oxígeno y la salida del dióxido de carbono y residuos celulares, siendo fundamentales para la prevención y tratamiento de numerosas patologías, principalmente las cardiovasculares, las neurodegeneratias, los procesos inflamatorios e incluso el cáncer.

 

Las semillas de Chía son también una fuente de Vitamina B que previene la aparición de placas en las paredes arteriales, afecciones cardiovasculares y apoplejía, también poseen entre un 20% de proteínas con la ventaja de que su aporte calórico es muy bajo, lo que las hace recomendables para quien está a dieta y para una buena depuración intestinal.

 

La Chía no contiene gluten por lo que es un alimento apto para celíacos.

 

Chía Antioxidante

 

La Chía contiene antioxidantes que además de beneficiar a nuestro organismo, actúan como conservantes del propio aceite de la semilla, es decir protegen los ácidos grasos y nos protegen de los radicales libres, principalmente los bioflavonoides como el ácido clorogénico, el ácido cafeíco, la miricetina y la quercetina. Estos bioflavonoides son antimutágenos, antiinflamatorios, antivíricos y anticancerígenos, de ahí su utilización en caso de cáncer de pulmón y estómago, además al parecer son útiles en la cardiopatía isquémica.

 

La Chía contiene todos los aminoácidos esenciales, un buen contenido de lisina, aminoácido limitante en los cereales.

 

Minerales en la Chía

 

Destaca por su contenido en minerales, 714 mg de Calcio por cada 100 gramos de semilla entera, en comparación con por ejemplo la leche que tiene unos 125 mg, entre 6 y 10 veces menos.  Es rica en magnesio unos 390 mg por cada 100 gramos, potasio unos 700 mg por cada 100 gramos y fósforo unos 1.057 mg por cada 100 gramos, todos estos minerales sinérgicos al calcio.

 

Oligoelementos en la Chía

 

Es una gran fuente de hierro unos 16,4 mg por cada 100 gramos, mucho más que el hígado de vaca o las espinacas; también aporta zinc y manganeso, además es una semilla muy pobre en sodio.

 

 

La Chía, su Fibra y La Obesidad

 

Con aproximadamente un 27% de fibra soluble de calidad, la fibra de la Chía retarda el índice de glucosa en sangre y reduce la absorción del colesterol.

 

100 gramos de Chía aportan el 100% de las necesidades de fibra diaria, sobre todo en forma de fibra soluble o mucílagos ya que retarda el índice de glucosa en sangre y reduce la absorción de colesterol.

 

Las dietas ricas en fibra pueden ayudar a controlar la obesidad por varias razones: posee menos calorías en el mismo volumen de alimento, facilita la ingestión de menor cantidad de alimentos debido a que prolongan el tiempo de masticación y por su volumen, ayudan a producir más rápidamente la sensación de saciedad; las dietas ricas en fibra secuestran parte de los azúcares y las grasas ingeridas, ralentizando su absorción, lo que disminuye el aporte final de energía.

 

Al parecer una de las razones por las que las semillas de Chía aumentan la resistencia física es que aunque se digieren fácilmente absorben más de siete veces su peso en agua y forman un gel que produce una liberación lenta de los hidratos de carbono y una también lenta conversión de sus carbohidratos en glucosa al obtener energía. La capa exterior de las semillas de Chía es rica en fibra soluble muciloide. Las semillas, cuando se mezclan con agua o los jugos del estómago, forman un gel que crea una barrera física entre los carbohidratos y las enzimas digestivas. Los carbohidratos son así digeridos pero de forma uniforme y lenta. No hay aumentos o picos de insulina necesarios para reducir el nivel de azúcar en sangre después de comer Chía.

 

Chía el Constructor de Músculos y Tejidos

 

La Chía es una fuente rica en proteínas de rápida absorción alrededor del 22%, mayor a la de otros granos como la avena con un 15%, el amaranto y el trigo con un 14%, la cebada con un 9%, pero con menor contenido en carbohidratos. Esta rápida absorción resulta en un rápido transporte y utilización por parte de las células a los tejidos musculares. Lo anterior, favorece el desarrollo muscular en niños y adolescentes, así como la regeneración de los tejidos.

 

Su fácil y eficiente asimilación es muy efectiva cuando existe rápido desarrollo de los tejidos o músculos, por el ejercicio físico, periodos de crecimiento en niños y adolescentes, además beneficia la regeneración de los tejidos musculares en procesos de re-acondicionamiento para atletas, culturistas, etc. Los estudios realizados en 2004 por el Dr. Vladimir Vuksan del Clinical Nutrition and Risk Factor Midification Center at St. Michael´s Hospital de Toronto concluyeron que una ingesta regular  de semillas de Chía en pacientes con diabetes tipo 2 ayuda a reducir la coagulación de la sangre y las inflamaciones. Los pacientes también alcanzaron una reducción de la presión sanguínea mayor que con la ingesta de medicamentos. El Dr. Vuksan también ha descrito los mecanismos por los que la Chía mejora la función endotelial, la coagulación, la fibrinolisis y el nivel de hierro.

 

Cómo se toma la Chía

 

Se pueden tomar entre 2 y 4 cucharadas al día, la Chía se puede consumir con zumos naturales, leche, yogurt, espolvoreada sobre ensaladas, en salsas, aliños, sopas, cremas, verduras, pan, postres, entera o molida.

Las semillas de Chía no tiene sabor por lo tanto a penas se aprecia cuando está mezclada con otros alimentos.

En medio acuoso, la semilla de Chía queda envuelta en un polisacárido mucilaginoso, que es excelente para la digestión y que junto con el grano en sí mismo forma un alimento nutritivo.

Acerca de Redacción 195 Articles
NatureSalud.com es una revista online creada para divulgar el conocimiento de medicina natural,el uso tradicional de las plantas medicinales, la ecología, la alimentación y el crecimiento personal.

Ser el primero en comentar

Déjanos tu opinión o pregunta.

Tu dirección de correo no será publicada.


*